Feeds:
Entradas
Comentarios

Endulzaré…

conejo y huevos

Endulzaré – ¡Oh Jesús! la amargura

la aflicción, el flagelo, la agonía,

el dolor por la ofensa y la ignorancia

que obediente en la cruz TU padecías.

 

Pues Señor, allí con espinas y clavos

por amor al mundo con sumisión morías,

entonces he de endulzar tu sacrificio,

dulcificaré tu regalo que es la vida.

 

Marina Flores Rozas

Chile, abril del 2017

conejos vintage

¡Feliz Pascua de Resurrección!

conejito de pascua

Anuncios

Madera y clavos.

Cruz de Jesús

Se habrá impregnado de perfume la madera,

los clavos y esa lanza profana en tu costado

pues con certeza el flagelo de humano instigo

no logró que Tu Espíritu fuera doblegado.

 

Y Tu Esencia Bendita – ¡OH, JESÚS!

descendida de un Padre Omnipotente,

por allende hubo de esparcirse cuan letanía

sin que ninguna alma quedara indiferente.

 

Y esa tosca cruz, sin vanidad, ni pretensiones

que abrazara TU CUERPO  por cruel designio,

debió de TI aromar las entrañas de sus vigas

y sollozar en el calvario como niño.  

 

Así también ese metal fraguado y frío

que TU CUERPO aguijoneara,  impío, agudo,

lacrándose con Tu Sangre consagrada

embebido fue por ley divina con tu efluvio.

 

Madera y clavos… ¡Verdugos desdichados!

¿En dónde sucumbieron después de la Pasión?

silentes en mortaja mohosa y carcomida

en su final estaban perfumados por Dios.

 

Marina Flores Rozas

Chile, abril del 2017

 1367607810

I Brevedad

dame-a-la-rose

En un café…

taza con cafe

En un café de aquellos que parecen discretos,

con sus manteles blancos y un aroma dulzón,

ese día de junio cuando el frío acechaba

esperando tu paso sosegué al corazón.

 

Éste, siempre imprudente, rebelde, atolondrado

golpeteaba sin ritmo  pugnando por huir,

avezado pensaba que al gobernar la vida

podía cuan libertino a tu encuentro salir.

 

 Pero yo con más seso sorteando su desboque

con promesas absurdas aquieté su inquietud,

aunque mis pies, mi todo de humana contextura

rogaban sojuzgados igual solicitud.

 

Y entre el choque casual de las tazas vacías,

aromas, voces, risas, en un ir y venir

el tiempo fue pasando enfriando mi espera

y el ajetrear del día comenzaba a morir.

 

Desde aquel junio frío y de aquel café amargo

nada ya me conmueve por certera razón,

será lo que será sin fatigas ni esperas,

ni consiento importancia a este corazón.

 

Marina Flores Rozas

Chile

separador

arreboles

Marzo agoniza

mas tras los arreboles

grita que aún vive.

 Marina Flores Rozas

Chile

g-021

Se fue…

Se fue...

Frenesí.

pasión

Me dejé llevar – quién lo diría –

por aquel frenesí ciego y absurdo

cuestionado y reprobado por un mundo

versado, formal, y de cauto seso.

 

Y me sumí en la más insana rebeldía

ensordecida a decires y consejos

incitando lo llano a lo complejo

porfiando razones y caprichos.

 

Y luz fue todo por instantes

dulces sabores, delirios pródigos, alígeros,

una suerte de aciago oxígeno

solapado, fútil, mezquino.

 

Y viví a intervalos, pausas exigidas

más que amor, desvarío a bocanadas

derroche y solitarias madrugadas.

un tiempo precario y sombrío.

 

Pudo haber sido, bien lo sé,

consumada la historia un recuerdo,

pero exiguo es el saldo de lo inmerso

el adiós insulso es y primitivo.

 

Nada más queda que reparar la vida,

después de un torbellino, compostura;

tras  el arrebato, mudarse de cordura.

pues me dejé llevar… ¡quién lo diría!

 

Marina Flores Rozas

Chile

arriesbar1