Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2006

Este amor que no muere

  

Te dije como

no había dicho nunca

y en palabras audaces

te traduje mi alma,

te di cada segundo

de esta vida lejana;

me convertí en poeta

y te hice tatuaje

en este sueño mío.

 

Hundí mi paso

dibujando las huellas,

no podía extraviarte

e hilé extensos versos

y te dejé leerme

como en un libro abierto;

fui por ti osadía

idolatré tu esencia

te hice mi respiro.

 

Ya no estás.

Me deshice y me duele.

Abrazo aún en poemas, 

aunque tú no lo creas,

este amor que no muere.

 

 Marina

 

S. Valentine images

Read Full Post »

Al otro lado del mundo

 
… comienza la primavera, los árboles se pintarán de verde y las flores explotarán en colores.  Aquellos que tengan un patio, aunque sea pequeño, podrán disfrutar de ese soplo de vida.  Ignacio Alcántara, español, en uno de sus poemas habla de este espacio que se llena de colores en primavera y verano.
 
 
En el patio
  
 
 

 

En el patio de mi casa
hay parras verdes,
macetas de mil colores
y rincones que solo el perro conoce.  
 
 
 
 
Y en las parras
cuando nace la primavera
los pajarillos se divierten.
 
Cantan,
ríen,
se entretienen.
 
 
Jugando con los racimos
que por ese tiempo
están brotando.
 
 
 
 
en el patio de mi casa
hay parras verdes,
con racimos que germinan.
 
 
 

MySpace Layouts

 
Poema publicado en  Libro compartido
"Popurrí de Flores (Sinfonía Natural)"
 
 

Read Full Post »

Estremecimiento

 

 

Cuando llegan a mi vida sensaciones

como cosquilleos de una mariposa,

imagino que son tus pensamientos

que atravesaron mi sombra.

 

                            Marina

 

 

Read Full Post »

  

“Árbol de otoño, Árbol vestido de amarillo, tu vestuario semeja una cota de bronce y tu himno es el himno de los presentimientos dolorosos.  Eres como el hombre maduro que vierte por doquier las ideas que adquirió en el desarrollo de su ser.

Árbol de otoño, yo te amo porque amo la pureza de todo lo que muere; yo te amo porque dejas caer las hojas de tus ramas blandamente  sobre la tierra, como caían las bendiciones de las manos de Cristo sobre los enfermos.

Árbol de otoño, te amo porque amo la caridad callada.”

 

 Sacado de “El poeta dijo una tarde los salmos del árbol”

Vicente Huidobro, poeta chileno

           

Read Full Post »

CRUELDAD

 

 

 

No ha pasado inadvertida en el mundo la matanza de focas  en las Costas de Canadá.  Los escritos gubernamentales para autorizar tal acción seguramente la definen como “caza”,  palabra que no corresponde al ver el sangriento drama: hombres que apalean crías de focas, tiñendo el blanco paisaje con sangre y crueldad, entre bramidos de dolor.

Hay miles de argumentos para justificar tan acción seguramente, pero el más recurrente debe ser:

El hombre debe vivir y si para eso es necesario matar, que así sea.

 

 

 

 

Ante este horror  pienso dos cosas:

 

 

 

Aquéllos hombres que apalean esos indefensos animales,

 

¿Con qué limpian sus manos después

 de la matanza  para poder abrazar a sus hijos, a su esposa, a sus padres?

 

¿Cómo se sacarán el corazón del pecho para volverse inmunes al dolor y a la muerte?

 

Marina Flores Rozas (Chile)

 

 

 

 

Read Full Post »

Lo mismo que un gusano que hilara su capullo

hila en la rueda tuya tu sentir interior,

he pensado que el hombre debe crear lo suyo

como las mariposas sus alas de color.

 

Teje serenamente, sin soberbia ni orgullo

tus ansias y tu vida, tu verso y tu dolor.

Será mejor la seda que hizo el trabajo tuyo

porque en ella pusiste tu paciencia y tu amor.

 

Yo, como tú, en mi rueca hilo la vida mía

y cada nueva hebra me trae la alegría

de saber que entretejo mi amor y mi sentir.

 

Después, cuando mi muerte se pare ante mi senda

con mis sedas más blancas levantaré una tienda

y, a su sombra, desnudo, me tenderé a dormir.

 

“Tonada del  transeúnte”

Manuel Rojas (escritor chileno 1896-1973)

 

 

 

Read Full Post »

Hojas de otoño

 

 

Se ha desgastado el hilo,

se ha desgastado,

y las sueltas hojas

vestidas con su traje

como visos de sol

o del trigo maduro,

se acunan en el viento

libres, y se echan a volar

como los pensamientos.

  

¿Dónde se morirán?

¡Qué importa si allá lejos!

No las sacude el viento.

Son ellas que preparan

un viaje sin regreso;

tapizarán los parques

como alfombra tostada,

soberanas serán

como lo son los sueños,

suspiros y recuerdos.

 Marina Flores  Rozas

 

MySpace Layouts

Read Full Post »

Older Posts »