Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 mayo 2006

Recojo de ti

 

Recojo tus caricias, tu arrojo

amado, en tu esencia febril;

me fragmento en deseos

obsesiva, atrevida, ávida,

no más embriagada de ti,

en sueños y furores simples

concebidos,  me duermo

haciendo que letras y comas

rompan la absurda distancia

y ostenten este frenesí.

 

Marina

 

Read Full Post »

Tu presencia

 

Ayer cuando caían

las sombras de la noche,

como hojas de otoño,

encontré tu mirada;

me impregné de tus ojos

casi desvergonzada,

para quedarme absorta

en las sombras…callada.

 

¡Sombras, sombras y luna!

¿Qué más da esta mañana?

Si anoche en la penumbra

yo sentí que tú estabas.

 

Glittery texts by bigoo.ws

 

MySpace Layouts

Read Full Post »

Diego  llevaba bastante tiempo diciendo que conversaba con su abuelo,  lo que no era nada de extraño de no ser por el hecho que éste ya había fallecido y él nunca lo conoció.   Era tal su insistencia con el tema, que se hacía habitual que en  reuniones familiares y sociales comentaba, muy desinhibido, de esas amenas charlas  de ultratumba.  Los más allegados a Diego ya poca atención daban a la cantaleta y por el aprecio que le tenían desechaban la idea que estuviera un poco desquiciado y sólo lo calificaban de raro, por decirlo de alguna forma.

Su carácter bromista asomaba ante cualquier situación.  Sus ojos brillaban y con sólo verlo se podía adivinar que aquel pecoso regordete, de pelo cobrizo y rizado estaba ideando  más de alguna picardía para reírse de alguien.  Su sentido del humor era también una razón por la cual nadie tomaba en serio su parloteo con los residentes del otro mundo, a pesar, y es necesario aclararlo, que eran muy convincentes sus sentencias al referirse a la comunicación con su antepasado.

En cierta ocasión ayudé a Diego en algunos trabajos en su tienda, faena que nos llevó toda la tarde.  Somos amigos de infancia y ya conozco su forma de ser y me río de buena gana con sus ocurrencias.  Ese día no paramos de hablar, pero en ningún momento salió al tapete su abuelo, más bien estuvo contándome de algunos chascarros que vivió con tal o cual y al revivirlos creo que los disfrutaba mucho más que cuando realmente acontecieron.  Cuando terminamos el trabajo insistió en llevarme a casa en su furgoneta, pero con la condición  de desviarnos para recoger a su novia, pues ambos saldrían a divertirse.  No tuve inconveniente ya que nada perdía con acompañarle y seguir conversando y riendo de las ocurrencias de mi amigo que arremetía  con sus divertidas historias, a mí entender muchas ellas fruto de su fecunda  imaginación.

La furgoneta tenía cabina simple,  con lugar para dos personas, cerrada la parte trasera pues el vehículo era usado para fletes o realizar las compras de su negocio. 

El trayecto a casa de Alicia  se hizo cortísimo, conversamos animadamente; cuando Diego bajó a buscarla yo aproveché para acomodarme en la parte trasera a fin que la muchacha compartiera  la cabina con él.  Cuando ella subió no se dio cuenta de mi presencia  y yo tampoco hablé, pensando que mi amigo le haría algún comentario al respecto, pero sólo se limitaron a preguntarse cómo había ido el día y otras cosas triviales. 

Mientras conducía, Diego levantó la voz para decirle a su novia que ese día había hablado con su abuelo.

  • ¡Hoy he estado hablando con mi abuelo!
  • Deja eso ya – dijo ella – No mientas. Sabes muy bien que no creo en esas cosas que dices.
  • ¿Pero porqué no me crees?  ¡Es verdad mujer!  ¿Para qué te mentiría? Dime.
  • ¡Diego, deja eso!  No juegues con el descanso de los muertos.  Me molesta cuando empiezas con esas cosas, además sé lo bromista que eres y no creo nada de nada esas historias.
  • Es verdad, te he dicho muchas veces que él habla conmigo… y es más ahora mismo está aquí.

Alicia lo miró con enfado e hizo una mueca de rechazo por lo que estaba escuchando.  Trató de no darle importancia pues ya conocía el carácter impredecible de su novio y cuando empezaba con sus historias extrañas sacaba de sus casillas a cualquiera.

  • ¿No me crees eh?  … te lo demostraré.

Subiendo el tono de voz, Diego dijo:

  • ¡Abuelo!… ¡Abuelo!… ¿estás aquí?

Yo consciente que mi amigo quería jugarle una broma a su novia, aunque sin habernos puesto de acuerdo para ello, inspiré,  llené  los pulmones de aire  y al exhalar emití una voz ronca y tenebrosa:

  • ¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii… aquí estoy!

 El espacio cerrado del vehículo acrecentó el sonido de la frase, haciéndola sonar mucho más hueca.

Alicia lanzó un grito desgarrador y una palabra subida de tono, propia de este tipo de situaciones tan  inesperadas.  Sin duda se había llevado el susto de su vida con la respuesta del supuesto abuelo. 

Fue tal el ambiente de pánico, que yo inexplicablemente sentí que un miedo atroz me recorría entero, mis piernas temblaban, no podía controlarlas y me invadió un escalofrío  desde la punta de los pies hasta la punta del pelo.  Debo ser honesto, estaba más asustado que ella y después de largos minutos logré que se borrara de mi rostro la sensación de miedo.

Mi amigo, ni con el enojo de su novia, quién nos regañó a ambos, ni con mi cuasi desmayo  escarmentó y al contrario se rió de ambos durante todo el camino por la broma aquélla… y si yo no fuera uno de ésos que no creen en fantasmas diría que también el abuelo estaba allí, estallando en carcajadas y burlándose de aquél que quiso suplantarlo y salió finalmente casi aterrorizado… como quién diría por ahí con la cola entre las piernas.

 

 Marina  Flores Rozas (Chile) – Ignacio Alcántara Godino (España) 

 

Read Full Post »

Nana

 

Nana, nanita y verde

nana, nanita,

mi niña duerme.

 

Nana, nanita, Melocotón

nana, nanita, te quiero yo.

 

Nana, nanita

que está en la cuna,

duerme mi niña

                         que esta noche

                                no hay luna.

 

Nana, nanita, melocotón

duerme mi niña

de mi corazón.

 

Nana, nanita, nana

hoy te digo mi niña

hasta mañana.

 

 

Ignacio Alcántara

España

 

  

Read Full Post »

Para mi madre

< P>

El 14 de mayo se celebra en Chile el Día de la Madre. 

Mujeres artesanas de vida y de amor incondicional

Tengo la suerte de que mi madre sea mi compañera de todos los días, pero creo que aquellas que ya han traspasado la luz, dejan su esencia que acompaña para siempre a sus amados hijos.

 

 

 

Para mi madre

 

Mamá , mamá mía

me das tu corazón entero

en tu tibieza y  mirada,

hasta en tu pensamiento.

 

Entiendes de tiempo ido,

de ilusiones, desencuentros,

de buen orgullo, de llantos

y de sufrir en silencio.

 

Sabes de atender heridas,

de consolar los lamentos,

de zurcir y remendar

hasta los malos momentos.

 

Siempre das y dices sí,

esperas y velas sueños,

haces que la tempestad

sólo sea un simple viento.

 

Te acongoja mi dolor,

sonríes cuando me alegro

y paciente me toleras

si llevo el humor negro.

 

En el libro de tu vida

vas deshojando consejos,

no agotas la comprensión

nunca el entendimiento.

 

Nadie implorará por mí,

sé, como tú lo has hecho,

ni habrá cariño más puro,

ni perdones, ni embelesos.

 

Mamá, mamita mía

en estos últimos versos,

con pureza hilvano letras

para decirte “te quiero”.

 

 

Marina Flores Rozas

Hualpén, Chile

 

Dedicado en especial a mi madre, María Rozas C.

MySpace Layouts

Read Full Post »

¡HOLA!

 
 
 

Por la simpleza de una palabra, por el eco de tu risa, por esos secretos que no guardaste más y que has compartido conmigo.  Por dejarme conocer tus letras, tus esperanzas y tus sueños.  Por esas veces que te he oído llorar, sin vergüenzas ni disculpas, sólo llorar.  Por permitirme escucharte cantar y por ser la primera persona que escuchó tu primera y única creación musical.  Por decirme alguna vez qué te pasa y adivinar que algo no anda bien y por dejarme regañarte, sí regañarte, cuando decae tu ánimo y dices ¿para que seguir viviendo?  Por hacerme ver que sí tengo faltas de ortografía.  Por  esa forma sutil con que  me dices, ¡no te vayas a enojar, pero esto me parece mal!  Por decirme siempre ¡No te preocupes que no corre prisa!, pero ¿Cuándo crees tú que estará listo?  Por los miles de chistes que me has contado, con gracia y encanto.  Por no albergar en tu alma rencores.  Por reír conmigo por  tonterías, como tú dices, y por tonteras, como digo yo.  Por ser tú y por todas esas cosas,  jamás dudaría en volver a decir ¡hola!, pues es una palabra que abre una puerta a un corazón, digno de conocer y ser parte de él.  Después de un Hola, cuatro letras tan sólo, fue posible que un ser anónimo fuera parte de mi yo.

 

¿Cuándo tú te atreverás a decir Hola y regalar una sonrisa?

 

 

Glittery texts by bigoo.ws

 

 

Read Full Post »

Teatro

 

Obra “Si tú un día te vas”, Poesía  puesta en teatro.  Ambientada en el tercer milenio.  Personajes: nosotros ( español y chilena ).

 

ACTO PRIMERO

Escena primera

 

La escena transcurre en  dos lugares del mundo, distantes a miles de kilómetros.  Suena el teléfono y se inicia el diálogo, haciendo referencia a poema enviado por correo electrónico.

 

Español         : ¿Cómo responderías a estos versos?

Chilena       : ¡Con otros versos!  (Respuesta con brío)

Español         : ¡Venga, vamos! ¡Hazlo entonces!

 Con un acento español se hace el desafío.

 Chilena         : ¡Aquí voy! Seré yo Dipétala

                     y tú te nombrarás como Casquijo

 

 

SEGUNDO ACTO

Escena primera

Los personajes se hablan en versos.

 

MySpace Layouts 

 

Casquijo       : Si te vas un día de mi vida,

                          y no ocupo más tu pensamiento,

                          si un día haces la partida

                            ¿vivir? Yo más no quiero.

 

Dipétala      : Si un día me fuera de tu vida,

                          cómo podría nublar mi pensamiento,

                          olvidar que eres parte de mi piel

                            y arrancarte como hoja de cuaderno.

 

Casquijo       : Sé que esta distancia es tremenda

                          y pueden pasar años y lustros,

                          sabes que eso a mi no me importa

                           esperaré pues yo te quiero mucho.                       

 

Dipétala      : La distancia es a  veces  infinita,

                          de probables, de imposibles, de quizás,

                           ni soy viento, ni soy nube, ni lucero,

                            sólo un ser como tú que esperará.

 

Casquijo       : Mi soledad es mía, está conmigo,

                          ella nunca se separa de mí,

                           si antes de conocerte estaba solo,

                            después de ti seguiré así.

 

Dipétala      : También la soledad me ha habitado,

                          es parte de la esencia de existir,

                          pero estoy cierta que jamás moriré sola

                             pues encerré en mi alma parte de ti.

 

Casquijo       : Sé que si nadie de mí se enamora

                          por miles de causas puede ser,

                          me encerraré como ave enjaulada,

                           no pretendo ya volver a querer.

 

Dipétala      : Se ama, sí se ama, no cuestiones

                         hay motivos que fuerzan un “no sé”,

                          pero si un día me fuera de tu vida

                            ¿por qué debes negarte a querer?

 

Casquijo       : A nadie obligo que me quiera,

                         menos que sigas aferrada a mí,

                          siempre mis metas han sido quimeras,

                            ensoñaciones para ser feliz.

 

Dipétala      : Nadie puede obligar a que otro ame,

                         ni retener a alguien para quererte a ti,

                          pero no dudes en mantener quimeras,

                            derecho tienes a anhelar  ser  feliz.

 

Casquijo       : Nadie del pueblo o de otro sitio,

                        cercano, distante, de China o Japón,

                         me ha amado y la suerte esquiva,

                           nunca fue mi amiga, cosas del amor.

 

Dipétala      : ¿Quién sabe dónde cae un suspiro?

                        ¿Quién sabe dónde nace el amor?

                          si has escrito para mí un poema hermoso,

                            suerte tienes de tener un corazón.

 

Casquijo       : No quiero hoy que te pongas triste,

                         ni menos pretendo que sufras por mí,

                          pero has de saber que es mi objetivo

                           quedarme muy solo si ya estoy sin ti.

 

Dipétala      : Y si un día me voy, sí será triste

                          sufriré por los dos, no sólo por ti,

                          pero la ilusión vivida debe dar valor,

                           para reparar el alma y volver a vivir.

 

 

ACTO TERCERO

Escena primera

 

Los personajes otra  vez  al teléfono.  Se ha cumplido el desafío y los versos se hicieron otros versos.

 

Chilena         : Quizás nos digamos adiós un día.

Español         : Nadie puede decir que no suceda.

Chilena         : Hoy hemos hecho volar el pensamiento

                     y tejimos fantasías con las letras.

Español         : ¡Dipétala! ¿Qué será mañana?

Chilena         : ¡Casquijo, será otro poema!

 

(Se cierra el telón)

Myspace layouts

 

REPARTO

 

Casquijo       : Ignacio Alcántara Godino – España

Dipétala       : Marina Flores Rozas – Chile

 

MySpace Layouts

Read Full Post »

Older Posts »