Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 septiembre 2007

Reflexiones de un ratón

¿Qué puedo escribir?
Ya los poemas están hechos, las odas, los sonetos. Las décimas se oyeron en
voces magistrales como los madrigales. 
Los pareados nacieron y callaron. 
Los tercetillos al cuarteto acosaron. 
La quintilla, el quinteto, el sexteto, la séptima y octavilla se urdieron
cuán maravilla.  Y en poemas famosos se
ha vestido la copla, el ovillejo y la estancia, envueltos en genialidad  y fragancias. 
Hasta el blanco verso que la rima olvidara está hecho.

 
¿Qué puedo
crear? Ya está creado todo. De igual modo, la lluvia, la escarcha, la nieve y  el viento. La noche de luna, el día soleado.  Las nubes y estrellas en sigilo esperan.  Fue hecho el otoño, el invierno frío, doña
primavera y  el ardiente estío.  El árbol 
frondoso y ese despojado de hojas, la hiedra, el  trigo  y
las mariposas.  El fin y el inicio.  Lo bello y lo feo, lo humilde y lo altivo, esa
risa tuya y este llanto mío.

Ya no falta
nada, nada que asombre pues creado está todo inclusive el hombre.

¿Qué puedo decir?
Está ya dicho todo.  Bendiciones,
promesas, parlamentos fútiles  y bobadas,
zalameras lisonjas, ruegos, maldiciones. 
Pactos secretos en tinieblas, verdaderas mentiras y mentiras
verdaderas.  Oraciones conjugadas en Fe
sincera.  Agradecimiento, sentencias,
juramentos. Súplicas tomentosas, perdones generosos, gritos desgarradores,
justos reclamos, quejumbrosos lamentos. 
Incluso está dicho el silencio. 

 ¿Qué puedo
sentir? Acaso hay algo nuevo.  El
sentimiento es vetusto y ha regido al mundo. 
Sentir amor por ejemplo.  Amor
expresado en frenesí, en excesos, en exangües tibiezas, en rutinas
eternas.  Mezclándose en alguna ocasión
con tristeza e insidia, esperando el perdón. Sentimientos también son el odio,
temor, dolor y pena.  La intriga,
soberbia y cobardía.  El egoísmo, la
apatía, la pereza. La locura, la euforia, la pasión  y la alegría. 
He usado el corazón con muchos de ellos, algunos  feos y otros bellos.  Todo está ya sentido y también… el olvido.

Pero, si la
vida no se acaba con una despedida y siempre hay algo más al iniciar el
día.  Habrá un último  poema, crear una quimera, decir un “te amo” o
“te quiero”, sentir un amor nuevo. 

Aún queda
SOÑAR, algo que siempre he hecho,

soñar que este
día no habrá trampa, ni gato,

soñar que por
fin hoy me he de comer el queso.
 


Marina
Flores Rozas

Chile,
septiembre 20 del 2007

 
 

Anuncios

Read Full Post »